“Con unidad de principios y de criterio”

0

Con estas palabras se refería, Enrique Mosconi, ingeniero, general y fundador de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), al papel fundamental del Estado en relación a “esta fuente inapreciable de riqueza pública”.

El general Mosconi, además de tener la capacidad  e llevar a la práctica sus ideas supo comunicarlas con claridad. Existen escritos que siguen siendo imprescindibles para quienes quieran adentrarse en el tema. Es, entendemos, indispensable traer al presente las palabras de Enrique Mosconi, porque expresan ideas claves del pensamiento nacional. Hoy advertimos preocupados que hay quienes no valoran esa parte de nuestra historia económica y política, y plantean argumentos capciosos para justificar la enajenación de estas empresas nacionales. Desde nuestro modesto espacio queremos reproducir algunos pasajes de los textos de Mosconi para aportar a la indispensable reflexión sobre estas delicadas cuestiones.

E.R.

 

“El petróleo tiene una importancia fundamental e irremplazable y el crecimiento y progreso de la Nación será tanto más grande cuanto más firme mantenga ésta en sus manos el control de sus yacimientos petrolíferos, es decir, cuanto  más sometidos a su fiscalización efectiva estén los grandes sindicatos o trusts que explotan en el país el combustible líquido, pues si esa fiscalización fuera difícil o imposible de efectuar, más conveniente sería para la tranquilidad económica y política del país renunciar a la cooperación del capital extranjero”.

“Los grandes trusts son organizaciones insaciables, difíciles de dominar una vez que han tomado posesión de las tierras y se les han acordado facilidades o derechos. Tanto el grupo europeo (el anglo-holandés Royal Dutch) como la Standard Oil, el poderoso norteamericano de funesta tradición ante la justicia de su país, son indeseables para toda nación que quiera fecundar en paz su trabajo creador. Por lo general intentan perturbar y ejercer influencias sobre la labor legislativa o resisten y violan la aplicación de las leyes y reglamentos que tiene a su cargo el poder administrador”.

“Lo que en primer término ha establecido la Constitución es que sus prescripciones tienen por objeto asegurar el bienestar de los habitantes de la Nación. Pues bien, para ello será indispensable que el Estado con unidad de criterios y de principios, pueda vigilar la explotación de esta fuente inapreciable de riqueza pública, caracterizada como una de las fuerzas vitales de toda soberanía (…)”.

“En la vida, una de las cosas más fáciles es tener ideas y proyectos y, hasta puedo decir, muy buenas ideas y proyectos; basta para ello un cerebro discreto y un poco de imaginación; pero lo endiabladamente difícil es tomar la más pequeña idea o proyecto, organizarlo, ponerlo en pie y hacerlo marchar. Y cuando se trata de asuntos dirigidos por el gobierno, y que por lo tanto son blanco de toda clase de críticas, justas o injustas, imparciales o apasionadas, se requiere una total convergencia de fuerzas y propósitos para llevarlos a cabo”.

Discurso, pronunciado en la destilería de YPF en La Plata

“La Academia de Ciencias y Artes de Río de Janeiro prevé, sin duda, lo que considero cierto: que la América Latina, para cumplir la trayectoria de su destino, deberá realizar durante el siglo XXI la independencia económica de sus pueblos”.

Discurso en Río de Janeiro, 1938

Estos textos han sido extraídos del Artículo “Quién era y qué pensaba el fundador de YPF” de Martín Granovsky, Diario Página 12, Edición del 3-05-1912.

Mosconi Enrique: (1877-1940) General e ingeniero argentino de destacadísima actuación en el ejército (fue uno de los fundadores de la aviación militar) donde cumplió tareas de alta responsabilidad  en las que estuvo presente su condición de ingeniero. Su labor más destacada y trascendente ha sido sin duda su papel al frente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, institución que dirigió durante ocho años, desde su creación en 1922 hasta su renuncia al producirse el golpe de Estado del 6 de septiembre de 1930. El  General Moscón falleció el 4 de junio de 1940.


Compartir!

Deja una respuesta