Nicolás Pachelo se declaró inocente en el homicidio de María Marta

0

Con la cara tapada y en compañía de su abogado Roberto Ribas, enfrentó a los fiscales de la causa, a pesar del pedido de nulidad y postergación. “Voy a hablar, pero no me interrumpan”, dijo y tras tres horas, abandonó la fiscalía.

Hoy y luego de dos postergaciones, se llevó a cabo la declaración indagatoria de Nicolás Pachelo (41) por el crimen de María Marta García Belsunce, ocurrido el 27 de octubre del 2002 en el country Carmel. Cerca de las 9.30 de la mañana, Pachelo ingresó a bordo de una camioneta Peugeot a la sede de la UFI Nº 2 de Pilar, ubicada en la calle Tucumán e Ituzaingó.

“Vamos a tratar de que sea lo más breve posible. Dirá otra vez la verdad, es decir, todo lo que hizo aquel día y que es absolutamente ajeno a este hecho”, anticipó Ribas a los medios. A diferencia de su ex esposa Dávalos Cornejo (39) que declaró durante nueve horas el pasado 13 de octubre, Nicolás Pachelo abandonó luego de tres horas la fiscalía. Ribas comentó que la indagatoria duró “una hora y media”.  “Fue muy light, le hicieron cuatro, cinco preguntas. No tienen nada”, afirmó a Infobae. Sin embargo, fuentes judiciales afirmaron que Pachelo habría incurrido en varias contradicciones, a pesar de que el mismo se declaró inocente y expresó “voy a hablar, pero no me interrumpan”.

Para los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana, las pruebas en su contra son sólidas, porque no solo lo ubicarían en el momento y lugar para asesinar a María Marta, sino que, atribuyen motivos suficientes, entre ellos el robo de la caja fuerte. Además, incluyeron testimonios de vecinos del barrio que expresaron el miedo que, tanto María Marta, como otros vecinos sentían ante la presencia de Pachelo, junto a tres jóvenes (menores al momento del crimen) que afirmaron haberlo visto con la víctima.

A pesar de no recordar horarios, su versión sobre lo que hizo ese domingo coincidió con la que dio cuando declaró como testigo en la causa: aseguró que al mediodía se fue de su casa de Carmel con el mayor de sus tres hijos rumbo a la localidad de Longchamps, donde jugó con unos amigos un partido de fútbol con su equipo “Cuba All Boys”, que al regresar (17.34 horas), se duchó, se cambió y miró unos minutos un partido de fútbol y partió a Capital Federal a buscar a Dávalos Cornejo, que había ido a un recital de Diego Torres. Sobre los tres testigos que afirman haberlo visto con María Marta, el imputado dijo no recordar cruzarse con la víctima ni con los jóvenes, que deben haberlo visto cuando fue a buscar el auto de su ex mujer al club house.


Compartir!

Deja una respuesta