El Gallo: Avanza la investigación penal contra una industria por presunta contaminación

0

El ADA emitió un informe tras la inspección a Tradec, planta de tratamiento de líquidos residuales. Se ha sancionado a la empresa por no contar con permisos de vuelco, ni de explotación, además de contar con superficies no declaradas, entre otras cuestiones.

Parada El Gallo, barrio ubicado sobre Ruta 25, cerca del límite con Moreno, es una zona conocida por la lucha de los vecinos contra la presunta contaminación de las industrias radicadas en el lugar. Contra una de las empresas, Tradec, el mismo Municipio radicó una denuncia penal, en marzo, para determinar si se infracciona la ley de Residuos Peligrosos y si se contamina el agua y el aire. En los últimos meses se han realizado varias inspecciones desde el Municipio y la Provincia, y el Tribunal de Faltas Nº 2 ha sancionado a Tradec en el marco de la investigación por esta denuncia. Ahora, se suma un informe emitido por la Autoridad del Agua (ADA), que también ha sancionado a la industria.

El ADA intimó a Tradec en más de una oportunidad para que presente documentación necesaria para operar, como habilitaciones, permisos y planos. El 18 de septiembre el organismo provincial realizó una inspección, en la que se descubrió que “el establecimiento no exhibe seguro ambiental”, el cual es necesario para funcionar, sobre todo en industrias categoría tres (la tipología que corresponde a las más peligrosas para el ambiente), como es el caso de Tradec.

Pero uno de los datos más sobresalientes que arroja el informe del ADA, al cual accedió Resumen, es que Tradec no cuenta con permiso de vuelco ni permiso de explotación, requisitos obligatorios para su funcionamiento legal. Asimismo, la empresa no ha presentado planos de obra, y presenta superficie no declarada, por lo que en agosto el Tribunal de Faltas Nº 2 ha realizado una sanción. De hecho, durante la inspección también se encontró una perforación de 60 metros no declarada.

Por otro lado, cabe señalar que, si bien para la Provincia está registrada como un “centro de reciclado de residuos y efluentes de origen industrial”, en realidad funciona como una “planta de tratamiento de líquidos residuales industriales”. Estos residuos industriales suelen contener hidrocarburos, metales pesados y sustancias susceptibles de impactar negativamente en el ambiente.

Según consta en un Informe Técnico elaborado por la Agencia de Residuos municipal (el organismo que radicó la denuncia penal), este tratamiento de residuos peligrosos “estaría siendo encubierto por la industria para no tributar como corresponde, y ocultar que se trata de procesos industriales que representan un riesgo para la seguridad, salubridad e higiene de la población”. “La industria ha adoptado deliberadamente una actitud de ocultamiento y adulteración de información” añade la dependencia municipal, encargada del control y monitoreo de los residuos para preservar el ambiente.

A dónde van los efluentes

Más allá de las irregularidades en los papeles, una cuestión que preocupa y mucho a los vecinos de Parada El Gallo, zona que ha sido declarada en Emergencia Ambiental por el Concejo Deliberante, es la existencia de un caño de 1.500 metros que va de Tradec al arroyo Toro, curso de agua que atraviesa barrios como Astolfi, Manzone, Toro y Los Tambos. Los vecinos han realizado varias denuncias por olores, humos y hasta irritación de las vías respiratorias, atribuidas a emanaciones de la industria.

Tradec pidió autorización para construir dicha cañería en 2007, pero la autorización quedó supeditada al permiso de vuelco emitido por el ADA. Sin embargo, el organismo nunca dio este permiso, por lo que la empresa utilizó el caño de manera clandestina, arrojando líquidos al arroyo en forma ilegal.

Desde la empresa manifestaron al ADA no evacuar líquidos al exterior hace un año debido a la rotura de este caño, por lo que el “efluente líquido residual industrial actualmente es contenido para ser tratado mediante método de evaporación (spray)”, según consta en el informe del ADA. En dicha inspección también “se constató que las unidades de tratamiento se encontraban vacías y fuera de funcionamiento”.

Por su parte, la Agencia de Residuos consignó en su informe que, al momento de una inspección, se “detectan emanaciones gaseosas que son dispersas al aire, pero que son inmediatamente interrumpidas al detectarse la presencia de los inspectores”.


Compartir!

Deja una respuesta